Algo más sobre mi

Me llamo Fran Moreno, soy psicólogo y psicoterapeuta. Llegué a la psicología por pura vocación y no sólo desde los libros y lo académico, también desde vivencia (además de psicólogo soy licenciado en ciencias ambientales y antes me dedicaba al sector del medio ambiente). Esta es mi historia:

psicologo valencia Fran Moreno

Mi punto de partida comenzó cuando era estudiante de ciencias ambientales y tuve que hacer frente a la ansiedad, desde esa necesidad se despertó mi interés por la psicología y el crecimiento personal. Practiqué yoga varios años y probé diversas terapias y estilos de meditación. Un punto de inflexión se produjo en 2007 durante mi primer retiro de meditación Zen, tras pasar casi una semana en silencio, creyéndome morir y viéndomelas con mis demonios algo sucedió: el último día el maestro zen que dirigía el retiro (Dokushô Villalba) contó un chiste que me hizo reír, sin previo aviso todo mi cuerpo empezó a temblar y casi a convulsionar, la risa se convirtió en llanto, un llanto muy profundo que sentía como una gran liberación, no podía parar de llorar y de temblar, al mismo tiempo estaba más sereno que nunca, sentía una honda sensación de calor en el pecho y un sentimiento de confianza y de certeza, sabía que en cierto modo algo había cambiado para siempre. Al llegar a casa todo era igual, la vida era igual… menos yo: me pasé dos semanas en un estado de profunda felicidad y serenidad, por primera vez me sentía completo, satisfecho y uno con la vida, estaba abierto a los demás y era profundamente yo mismo. Descubrí que la vida era mucho más honda, misteriosa y profunda de lo que había imaginado (y la psicología también).

Lo relatado en el párrafo anterior marcó el rumbo que le daría a mi vida: acabé ciencias ambientales, me puse a trabajar como técnico de medio ambiente y al mismo tiempo empecé a estudiar psicología e inicié mi propio proceso de psicoterapia personal.

La psicología académica pronto se me quedó corta. Mi vivencia me había demostrado que mente y cuerpo no están separados (desde el retiro de meditación Zen no volví a tener más ataques de pánico y la ansiedad disminuyó). Empecé a investigar la relación mente – cuerpo y encontré los trabajos pioneros de Wilhem Reich y de la bioenergética de Alexander Lowen. Comencé mi propio proceso de psicoterapia con un analista reichano y posteriormente con un analista bioenergético, también conocí el potencial sanador de los estados expandidos de consciencia (holotrópicos) y de la terapia Gestalt. Con el tiempo también me formé como psicoterapeuta: psicoterapia breve y psicocorporal, mindfulness y terapia Gestalt. El resultado es una visión bastante completa de la mente y naturaleza humana: cada modelo de psicoterapia presta atención a un aspecto de la realidad humana, conocer varios modelos me permite tener una perspectiva amplia, al mismo tiempo que me permite seleccionar las mejores técnicas y procedimientos para cada persona, si cada persona es única, cada proceso de psicoterapia también.