hamburg-1508779_1920

¿Por qué funciona mi relación de pareja? ¿Por qué no funcionan mis relaciones?

Evidentemente entran en juego varios factores y si cada persona es única cada relación también. Sin embargo, uno de los factores más estudiados y con un peso significativo en la relación es el estilo de apego (Bowly lo llamaba disposición ya que aunque resistente al cambio es modificable, por ejemplo, mediante la psicoterapia).
 
Nuestro estilo de apego se establece en la primera infancia a través de la relación con el cuidador principal, normalmente la madre. Si esta ha sido sensible a las necesidades del bebé se establece el estilo de apego seguro. Sin embargo, si el cuidador principal a veces ha sido sensible y otras no, dándose una ambivalencia en sus respuestas emocionales entonces se crea un estilo de apego inseguro-ansioso/ambivalente (también llamado preocupado). También puede ocurrir que el cuidador principal sea poco sensible a las necesidades emocionales del niño, aparece entonces el estilo de apego inseguro-evitativo, el niño aprende que se las tiene que apañar solo, aparentan ser niños excesivamente independientes.
 
Pues bien, nuestro estilo de apego condiciona todas las relaciones adultas y en especial las de pareja y las relaciones íntimas donde la sensualidad y sexualidad están implicadas.
 
Así parejas en las que ambos miembros tienen un estilo de apego seguro construyen relaciones sólidas y reales, donde existe comunicación, apoyo y cuidados mutuos, cercanía emocional y disponibilidad sexual. Los conflictos se hablan directamente, se buscan soluciones, etc. No suele aparecer el miedo al abandono con su respectiva ansiedad, cada miembro de la pareja se siente seguro, además suelen disfrutar de autonomía y libertad, permitiéndose tener amistades y espacios propios.
 
En parejas con estilo de apego inseguro-ansioso/ambivalente la tendencia a la fantasía se dispara al igual que el miedo al abandono. Suelen idealizar las relaciones, construyen una ilusión de seguridad que intenta tapar la inseguridad y el miedo al abandono que aparece de fondo. Tienden a la queja, la dependencia emocional y los celos. En palabras de Marrone (2016) “En lugar de sentir el amor verdadero o confianza hacia su pareja, a menudo sienten hambre emocional por llenar huecos cuyo origen, alcance y naturaleza no alcanzan a percibir. Con frecuencia buscan una pareja para ser rescatados . A pesar de que están buscando un sentido de seguridad y protección al aferrarse a la pareja, a menudo toman acciones que empujan a su pareja a distanciarse”
 
Por último, las personas con un estilo de apego inseguro-evitativo formarán relaciones de pareja donde de entrada les constará mucho comprometerse y serán poco claros expresando sus necesidades, puntos de vista y conflictos, tendiendo a ser herméticos y opacos, con dificultad para conectar a nivel profundo.
 
Por supuesto existen muchas más combinaciones posibles así como diferentes maneras de funcionar. Para quien quiera saber más sobre el tema recomiendo los siguientes libros:
 
“Maneras de amar” de Amir Levine y Rachel Heller
“El buen amor en la pareja” de Joan Garriga
“Sexualidad: la tuya, la mía y la de los demás” de Mario Marrone