south-africa-997558_1920

El verdadero gobierno

Se habla mucho de política y está bien, hemos estado mucho tiempo dormidos. Sin embargo, el verdadero gobierno, la verdadera autodeterminación tienen que ver con el gobierno de la propia vida, esto es, con el gobierno de uno mismo.

Este es nuestro principal reto: manejar sabiamente la propia vida, las propias pulsiones, nuestros deseos, anhelos y frustraciones. En otras palabras: cultivar nuestra responsabilidad pues como decía Sartre estamos “condenados” a la libertad, y tanto la acción como la omisión acarrean consecuencias que tarde o temprano nos alcanzarán.

Sólo así, responsabilizándonos de nosotros mismos, asumiendo el autocuidado, nuestras luces y sombras, podremos ser seres humanos completos en disposición para compartir verdaderamente, de vernos, de cooperar y de crear un mundo más justo y una política eficaz. Sin esto más que comunicarnos y vernos las relaciones se convierten en un juego de proyecciones, donde ponemos nuestros fantasmas en las personas de enfrente y así la queja, el victimismo y la compulsión de repetición están aseguradas.

El secreto está en asumir lo que nos toca y como decía Gandhi ser el cambio que queremos para el mundo. También un aforismo indio nos lo deja claro: “Es más fácil calzarse unas sandalias que alfombrar todo el planeta”. Y asumir lo que nos toca no es cargarse a la espalda piedras ajenas ni dejarse pisotear: el nosotros solo podrá existir si partimos de la premisa gestática del viejo Perls “Yo soy Yo. Tú eres Tú”

Como decía Machado: “Hoy es siempre todavía, toda la vida es ahora” así que aquí y ahora es el momento correcto para pasar a la acción.

Feliz vida, buen camino.