in-love-652485_1920

Benedetti

La psicoterapia, al menos la humanista tiene mucho de arte, de intuición y creatividad. No es de extrañar que a los que la practicamos nos guste la poesía y es que para expresar lo más hondo (y el inconsciente tiene mucho de hondo) suele pasar que el lenguaje del corazón dice más que mil tecnicismos.

Hoy escribo sobre Benedetti. Lo leí por primera vez alrededor del 2005 mediante su poemario “El amor, las mujeres y la vida”. Son palabras vivas, directas y claras. De sus poemas se puede aprender esa actitud vital y auténtica que tanto intentamos cultivar para así vivir de acuerdo con nuestra verdadera naturaleza, no se trata de imitar a nadie, pero ayuda rodearse de personas auténticas para sí poder resonar con ellas.

“No te salves” es uno de mis favoritos y refleja una actitud bien terapéutica y existencial:

“No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves

no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces
no te quedes conmigo.”

Lee éste y muchos más poemas en poemas-del-alma.com:

Pulsa aquí para leer los poemas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *